Badajoz acogió el primer Congreso Nacional sobre Turismo Taurino

Más de sesenta profesionales del mundo del toro y agencias de viaje descubrieron la dehesa como espacio rural ibérico de valor singular en el marco global de una oferta turística cultural en la provincia de Badajoz

+ Valentín Cortés –Presidente de la Diputación- fue el encargado de inaugurar el Congreso

I Congreso Nacional sobre Turismo Taurino | Badajoz, del 26 al 28 de febrero de 2015.


La Diputación de Badajoz organizó el primer congreso de turismo taurino a través de sus patronatos de Turismo yTauromaquia con la colaboración del Área de Igualdad y Desarrollo. Un turismo que tiene como centro de interés las dehesas del campo bravo extremeño y que se complementa de manera integral con otros aspectos culturales pacenses.


La vinculación y el compromiso del gobierno provincial de Badajoz y la tauromaquia son manifiestamente visibles. Por un lado desde la Escuela del Patronato de Tauromaquia, cantera de futuras figuras del toreo y realidades actuales como son los casos de Miguel Ángel Perera o Alejandro Talavante. Y por otro lado desde el Área de Igualdad y Desarrollo Local con el programa turístico “Dehesa y Toro”.


Valentín CortésPresidente de la Diputación- comentó en la inauguración del Congreso esa unión de turismo y toros: «El turismo también es plato fuerte en el trabajo de esta institución que, a través del Patronato de Turismo se afana potenciar el conocimiento de diferentes rutas turísticas como la del Jamón Ibérico, Los Castillos, el Arte Mudéjar y rutas de naturaleza y ornitológica». Hizo alusión también durante su intervención a las 120 ganaderías de ganado bravo existentes en Extremadura, los 800 millones de euros que genera el toro en la comunidad y los más de mil puestos de trabajos que proporciona. Destacó también como el turismo taurino es una oferta de interior que genera un importante motor económico y por consiguiente permite un asentamiento de la población rural.


En el Congreso se abordó esa visión de turismo taurino con el valor añadido de sumar en su globalidad otras experiencias culturales, salir del monotema. Destinos turísticos de interior que respondan a una suma de valores en un contexto global. Una oferta de sensaciones y experiencias que satisfagan al cliente más exigente. El toro como hilo conductor para conocer una cultura pero sin adulterar la esencia del rito, la liturgia y la tradición. Contar la vida del toro y el fin que tiene, su lidia.


Una oferta turística que según la ganadera Pilar Martín: «No ganamos dinero, cubrimos costes. De siempre se han recibido visitas en nuestra casa, ahora se llevan a cabo de manera más organizada con la idea de abrir las puertas para acercar el mundo del toro a un público que lo desconoce».


Por su parte, el ganadero Manuel Ángel Millares destacó en su intervención la búsqueda de alianzas con los organismos oficiales para la promoción y publicidad de estas ofertas de turismo taurino, y del mismo modo, insistir en desarrollar acciones didácticas de enseñanza-aprendizaje con escolares en edades tempranas. El despertar taurino.


José Luis Iniesta –ganadería Los Espartales- destacó como: «El turista ha cambiado, ahora busca ocio, una agenda que completar y contextualizada en un marco determinado. Una pluri enseñanza de cada región que sume valores y apueste por la búsqueda de un turismo de permanencia».


Sobre el campo bravo comentó: «No es barato. Es un servicio único. Es un lujo y hay que pagarlo a su justo precio. Hay que presentar un plan diversificado con los atractivos de cada zona y diseñar visitas con un enfoque didáctico».


El Congreso sirvió también para unificar criterios en lo que deben ser factores a tener en cuenta en la hoja de ruta a seguir: consensuar y llegar a una especialización del producto, unión entre actores que genere un clúster de acción y también de lobby, el necesario apoyo de la administración en el desarrollo del producto, visibilizar el impacto, apostar por la calidad antes que por la cantidad…. Y una premisa clara: hay que empezar ya, mañana es tarde.


© EntreArtes Comunicación

Juan Pedro Cano