Jesús Duque: «La plaza de Madrid es la que me quita el sueño y, a la vez, la que me hace soñar»

Carmen de la Mata entrevista al diestro de Requena para el portal de información taurina Infotauro

+ Jesús Duque se queda fuera de la Feria de Fallas tras ser el último triunfador de la Feria de Julio | JUAN PEDRO CANO

El matador de toros valenciano Jesús Duque fue el triunfador de la última Feria de Julio celebrada hasta la fecha, la del 2019. Tras las dificultades y obstáculos que han tenido que atravesar todos los toreros en estos años de pandemia y, después de no aparecer su nombre en los carteles de la próxima Feria de Fallas, hemos querido sentarnos a charlar con el diestro de Requena, para conocer de primera mano con qué ánimo e ilusión afronta esta campaña y los objetivos que tiene marcados y espera cumplir durante la misma.


¿Qué ilusiones y qué objetivos se ha marcado Jesús Duque para la temporada 2022?

«Mi mente estaba puesta en la Feria de Fallas, porque creo que debería de estar anunciado al ser el triunfador de la última Feria de Julio. Te mentiría si te dijera que eso no me ha trastocado, tanto profesional como mentalmente, porque al final que te dejen fuera de las Fallas habiendo triunfado anteriormente fastidia mucho pero, al mismo tiempo, te digo que soy positivo, optimista y tengo la esperanza de confirmar alternativa en Madrid, ya que considero que es el momento de hacerlo. Es cierto que tengo una carrera corta, que no he toreado mucho pero también lo es que mi currículum es bueno, he podido actuar en seis ocasiones en plazas de primera categoría, saliendo tres veces por la puerta grande. Deseo confirmar en Madrid porque además es la plaza que nos puede cambiar la vida a los toreros en mi situación. La plaza de Madrid es la que me obsesiona, la que me quita el sueño y, a la vez, la que me hace soñar».


El hecho de haberte quedado fuera de la Feria de Fallas, siendo además, como tú mismo has dicho, el triunfador de la Feria de Julio de 2019, imagino que habrá sido un golpe duro, sobre todo anímicamente.

«Sí, después de todo lo que ha ocurrido y de que volviera todo más o menos a la normalidad, tenía la esperanza de entrar en las Fallas por méritos propios. Al no contar conmigo, hace que uno llegue a replantearse algunas cosas y piense si merece la pena todo el sacrificio y la lucha cuando no te ponen pese a haber triunfado. Pero al final, te puede la ilusión y el amor por la profesión más que las bofetadas que te den en los despachos».


A pesar de las dificultades y de la escasez de contratos, el torero tiene que continuar preparándose, tanto técnica como mentalmente, para el día que suene el teléfono y se anuncie a Jesús Duque en una plaza importante, estar a la altura del compromiso y aprovechar la oportunidad.

«Sí, al final lo más importante es el día a día. En todos estos años, nunca he tenido en enero una temporada estructurada de muchas corridas, por eso todo ha estado basado en la preparación y en los entrenamientos para cuando se presentara esa oportunidad. Por tanto, para mí no es nada nuevo el estar entrenando a la espera de que te pongan en un sitio importante para resolver tu vida».


En momentos como el actual, en el que apenas hay contratos, es fundamental para un torero analizar y reflexionar sobre aspectos de su toreo que tenga que mejorar, así como también ver vídeos tanto de toreros antiguos como actuales para empaparse de ciertas cosas que transmiten esos toreros y, sobre todo, pensar y soñar el toreo, para así evolucionar y crecer como torero.

«Sí, esto se trata de estar evolucionando constantemente y que la gente cuando te vea se sorprenda y se emocione e incluso confíe, si cabe, más en ti. Los toreros evolucionamos más en invierno puesto que no tienes la presión de tener una corrida a la vista. Considero que para mí es muy bueno este tiempo en el que no se torea, para pensar y mirar mucho en el interior, para ver vídeos y empaparse de lo que uno cree que le puede ayudar a evolucionar».


El planteamiento de la temporada supongo que será intentar entrar en los carteles de la Feria de Julio de Valencia y confirmar alternativa en Madrid, porque al final Las Ventas es la única plaza que te puede abrir las puertas de otros sitios y que te puede poner en el camino de lo que estás buscando, que no es otra cosa que estar acartelado en las principales ferias.

«Claro. Las Ventas es la primera plaza del mundo y es la que te pone a funcionar y en los carteles de las grandes ferias. Mi mente está puesta en la Feria de Julio, que creo que me he ganado ese puesto con triunfos, y en Madrid, que es la que puede dar un vuelco a mi carrera y ponerla en el cauce por el que quiero discurrir».


¿Jesús Duque se siente preparado para acudir a una cita tan trascendental para la carrera de cualquier torero, como es su confirmación de alternativa en Las Ventas?, ¿Sientes que ha llegado el momento de que la afición venteña te vea?

«La confirmación de alternativa es una tarde y tengo que aprovechar ese cartucho y hacer presa sí o sí. Deseo salir triunfador del compromiso y que la gente salga hablando de mí al término de la corrida, para a su vez repetir paseíllo en Las Ventas y, poco a poco, que se vayan abriendo las puertas de otras ferias. A Madrid tienes que ir muy preparado, seguramente cuando vaya me pueda faltar rodaje de torear más corridas y de hacer más tentaderos pero mentalmente sí que me veo preparado para llegar a Madrid sorprender y dar argumentos y motivos para que los empresarios cuenten conmigo».


¿Qué importancia le das al toreo de salón y al campo?, sobre todo cuando no se está toreando en las plazas ante el público.

«Es fundamental. Siempre me gustaría hacer más tentaderos, matar más toros pero ahora mismo está difícil hasta hacer tentaderos. En mi caso, gracias a mis apoderados, el Maestro Vicente Ruiz “El Soro” y Javier Vázquez, así como a mis amigos ganaderos, puedo ir bastante al campo. Porque por mucho que se pueda torear de salón, que a mí particularmente me encanta y además es básico para coger ritmo, cadencia e ir amoldando tu cuerpo, como no torees animales nunca estarás a ese nivel que quieres alcanzar».


Claro porque las vacas viejas y, sobre todo, el utrero y el toro son los que te van a exigir de verdad.

«Totalmente. A mí me gusta exigirme en el campo con los toros. Además creo que soy un torero más de toros que de vacas. Muchas veces he tenido que parar de hacer tentaderos durante unos días para torear de salón, y volver otra vez transcurridos esos días, porque no era beneficioso. Es primordial torear animales, ya sean vacas o toros, para que todo lo que haces entrenando de salón lo puedas acoplar a la embestida de un animal».


Se trata de estudiar a los animales y sus reacciones, sus instintos, sus querencias… para conocerlo a fondo y que eso se note después en la plaza.

«El estar todos los días en el campo, ya sea tentando o conviviendo con las reses, te hace ir cogiendo una sabiduría de los animales y de la Tauromaquia en general que es necesaria. Esa experiencia adquirida y esas vivencias personales te llevan a evolucionar como torero, a que te sirvan más toros y a que todo fluya mejor en la plaza».


La persona que se quiere dedicar al toreo en cuerpo y alma debe vivir en torero las 24 horas del día, ya sea entrenando, toreando en el campo, leyendo cosas relacionadas con la Tauromaquia, viendo vídeos, como decíamos antes…

«Sí. En mi caso, por ejemplo, voy a nadar todos los días porque tengo problemas de espalda y los médicos me recomendaron que lo hiciera, pero la verdad que me aburre bastante y mientras estoy nadando mi mente está puesta en faenas, en la tarde que regrese a Valencia, en el día de mi confirmación en Madrid… Si no fuera por esos pensamientos, te aseguro que me saldría del agua rápido. Pienso que es muy importante estar mentalizado y metido en tu profesión, en lo que quieres conseguir y cómo lo quieres alcanzar».


Lee la entrevista completa de Carmen de la Mata a Jesús DUQUE para Infotauro en este enlace: entrevista.