La Asociación El Toro de Madrid hace un balance crítico y constructivo de la temporada venteña 2022

Las condiciones del ruedo, la bajada en la exigencia de trapío de las reses a lidiar, el estado de la plaza o la conversión del coso en una discoteca son algunos de los puntos tratados

+ Los 10 puntos que preocupan a la Asociación El Toro de Madrid | JUAN PEDRO CANO

Finalizada la temporada taurina la Asociación el Toro de Madrid hace un balance de la temporada en la plaza de toros de Las Ventas. Un documento dirigido a: Dña. Isabel Díaz Ayuso -PRESIDENTA DE LA COMUNIDAD DE MADRID-, D. Enrique López López -CONSEJERO DE PRESIDENCIA DE LA CAM-, D. Miguel Abellán Hernando -DIRECTOR GERENTE DEL CENTRO DE ASUNTOS TAURINOS DE LA CAM-, y a D. Rafael García Garrido / D. Simón Casas - PLAZA 1


Esta es la Carta Balance 2022 de la Asociación El Toro de Madrid.

Como es habitual al final de la temporada, y una vez que hemos recuperado la deseada normalidad que alteró la pandemia, desde la Asociación El Toro de Madrid nos disponemos a realizar un diagnóstico de la salud venteña, así como un balance de las circunstancias en las que se ha desarrollado la temporada. Este análisis no tiene carácter opinativo, sino que surge como respuesta a unos hechos reales los cuales creemos conveniente evidenciar y compartir con la única intención constructiva de seguir defendiendo la seriedad de la Fiesta. Al menos en nuestra plaza de Las Ventas, la primera plaza del mundo.


A nuestro entender, y dadas las exigencias que deben fundamentar las corridas de toros y sobre la cuales basamos nuestros comentarios, ha sido un año pobre en cuanto a la calidad artística que debe recoger un coso de temporada y de la importancia que tiene nuestra plaza, aunque evidentemente no es nuestra intención desdeñar los momentos que han brillado con luz propia y que afortunadamente han llenado de emoción los tendidos, alimentando el imaginario de los aficionados para sobrellevar el largo periodo invernal a la espera de la nueva temporada. Ha habido capítulos que no podremos olvidar de ninguna manera: la muleta de Ángel Téllez, las actuaciones de Gómez del Pilar, la tarde otoñal de Fernando Robleño, el gesto de Emilio de Justo, la buena nueva de que las figuras se hayan acartelado en la Feria de Otoño, los puyazos de Óscar Bernal o Vicente González, la brega de Trujillo o Marco Galán, los pares de Fernando Sánchez e Iván García y toros sueltos como Duplicado de Victoriano del Río o Camionero de José Escolar, que quedaran en nuestra memoria.


Pero también queremos destacar algunos aspectos que han merecido nuestra atención:


1. Respecto al toro, protagonista y tótem fundamental de la Fiesta.

Hemos observado cómo ha bajado considerablemente la exigencia en cuanto al trapío y remate de lo que debería ser el toro de Madrid: serio, íntegro y acorde a su encaste, haciendo plaza. Por culpa de su comportamiento en el ruedo se han devuelto algunos ejemplares, muchísimos menos de los que merecieron tomar el camino de regreso a los corrales por no reunir condiciones para la lidia, y en algunos casos por el capricho del palco presidencial, perjudicando considerablemente al matador, al ganadero, al aficionado y dejando en un ínfimo nivel la seriedad de nuestra plaza.


2. Las condiciones del ruedo.

Nos somos los únicos en apreciar que la dureza del piso de la plaza causa muchas lesiones a los toros y si analizamos las devoluciones de muchos ejemplares estas han sido causadas por daños en las pezuñas de las patas delanteras.


3. Repetición en el elenco ganadero.

Hemos asistido a un abuso manifiesto en cuanto a la programación de festejos en los que se anunciaba la ganadería de Fuente Ymbro, llegando a lidiar casi 50 reses, cerrando con ello la puerta a otras ganaderías, posiblemente con más necesidad de ser incluidas en los carteles. Esto no se ha entendido en ningún momento desde la afición, como tampoco los argumentos ofrecidos por la dirección de la empresa arrendataria cuando atendió nuestro requerimiento sobre la cuestión en la reunión que tuvieron a bien celebrar con las organizaciones taurinas.


4. Relevo de Florito.

Otro hecho que nos ha llenado de dudas es la sustitución de Florito como veedor de la plaza y el desconocimiento en cuanto a su reemplazo. Consideramos que Florito es una pieza clave, con sus aciertos y errores, tanto en la elección del ganado a lidiar como en el manejo de la parada de cabestros del coso venteño, por tanto, no comprendemos los motivos por los cuales se ha llevado a cabo el cese de sus funciones. Es un caso más de la información sesgada que emana de los despachos de los gestores taurinos.


5. Estado de la plaza.

Han sido muchas y variadas las quejas y denuncias que nuestra Asociación ha hecho llegar tanto a la Comunidad de Madrid como a los empresarios, en cuanto a falta de reformas, suciedad y una evidente dejadez de mantenimiento, recibiendo en algunos casos la callada por respuesta y en otros la negación de lo denunciado, poniendo en duda la veracidad de los hechos. Resumiendo: la plaza, nuestra plaza, se encuentra en un estado lamentable de conservación. Lo que no se cuida no se puede mejorar y lo que no se mejora se degrada siempre.


6. Conversión del coso en una discoteca.

Este es otro de los puntos denunciados a través de nuestra Asociación, aunque no hemos sido los únicos. Y es que la plaza se ha convertido en una discoteca. Hemos podido deducir de Plaza 1 que tiene como único objetivo el negocio, atrayendo a gente joven a la llamada del alcohol y la música, con el argumento peregrino de “hacer afición en los jóvenes”, degradando la plaza y convirtiéndola en una infame reunión de chavales haciendo “botellón” en los tendidos, lo que ha desembocado algunas tardes en riñas callejeras de baja estofa y todo ello con el beneplácito del CAT que, con su silencio, se ha colocado del lado de los promotores de este infame negocio.

Sería interesante conocer o registrar, ahora que hay medios, el número de jóvenes que regresan a la plaza a asistir a un festejo, que es el argumento que nos dan para justificar el despropósito al que asistimos tarde tras tarde.


7. Subida de los precios.

Es otro de los aspectos que se puede y debe criticar a la empresa arrendataria. Las localidades sueltas han sufrido un incremento que, en algunos casos, ha supuesto más del doble del precio para el no abonado. ¿Se han planteado que puede ser este el motivo por el que, en la última feria de otoño, ni Morante de la Puebla tuvo el tirón necesario para llenar la plaza, consiguiéndolo solamente el anuncio de Roca Rey? Condiciones leoninas que sólo son ventajosas para el empresario. Este hecho lo consideramos un error inadmisible y esperamos que la Comunidad tenga algo que decir a este atropello a la razón.


8. Cumplimiento del reglamento.

Llevamos mucho tiempo denunciando lo que creemos un derecho, que las autoridades exijan a la empresa más rigor para favorecer el cumplimiento en cuanto a los controles post mortem de los animales lidiados, como también un exhaustivo control del pesaje de los caballos de picar. La contratación de la cuadra de los caballos de picar es responsabilidad de la empresa arrendataria y es esta la que debería ser más exigente con lo contratado, por el bien de los espectáculos y no limitarse a cumplir el expediente. Igualmente es muy llamativo el comportamiento de los mulilleros que, en muchas ocasiones, ralentizan el enganche y arrastre del toro provocando la presión del respetable hacia el palco presidencial para que este conceda trofeos. Ya es vox populi, no sólo en nuestra Asociación, que las intenciones no son inocentes.


9. Plantilla de presidentes.

Continuamos exigiendo una unanimidad más homogénea entre los presidentes, ya que observamos que existe disparidad de criterios entre los distintos miembros del equipo, acarreando con ello un perjuicio tanto a la Fiesta como a los toreros, sobre todo a los modestos, que sufren esta arbitrariedad en ocasiones dispares.


10. Ejecución de las subvenciones aprobadas.

Queremos dejar constancia de nuestra decepción con la política de falta de información de la Comunidad de Madrid en cuanto a las subvenciones a las distintas asociaciones taurinas. En las últimas gestiones llevadas a cabo por nuestra Asociación anteriores a la pandemia, nos comunicaron que estaban aprobadas y a punto de hacerse efectivas, pero con motivo de la crisis pandémica todo quedó en aparente suspenso y no hemos recibido ninguna actualización del estado de resolución en el que se encuentra. Esperamos que una vez recuperada la normalidad alguien del organismo competente responda de la situación en que se encuentran.


Para finalizar, deseamos que en la próxima temporada se tengan en cuenta la opinión y los gustos de los abonados de la plaza a quienes se debe escuchar y considerar, como así ha sido con la apertura del Batán.