Saborea Córdoba

La gastronomía cordobesa destaca tanto por su sencillez como por el uso de ingredientes naturales en la elaboración de sus platos donde el aceite de oliva es el rey

+ Dentro del abanico gastronómico cordobés especial atención a los embutidos | JUAN PEDRO CANO

Diario de Viaje.

Córdoba es la capital gastronómica de Andalucía, sus platos se caracterizan por el contraste de sabores en combinación por la influencia de recetas de las culturas árabe, cristiana y judía que algunos cocineros se han preocupado de mantener a la hora de innovar pero sin perder la esencia y sus raíces.


El resultado es un prestigio ganado tanto a nivel nacional como internacional que sitúa la gastronomía cordobesa, basada en la dieta mediterránea, como un atractivo turístico. Si enumeramos platos típicos la lista no es nada corta, si en un viaje no da tiempo a probar todos ya tenemos excusa para volver en otra ocasión.


El salmorejo es una de las recetas más conocidas, compuesto básicamente por: tomate, pan, ajo y aceite de oliva, el resultado es un placer absoluto como son los revueltos entre los que destacan los de: habas con jamón, setas con gamas, patatas y pimientos, o de ajos tiernos. Dicen que en la variedad está el gusto, en este caso se juntan ambas cosas.


Pero si hablamos de protagonismo, punto y aparte para el flamenquín. Su exquisitez es el fruto de un filete de carne enrollado, relleno de jamón serrano, todo ello rebozado y frito. Palabras mayores. No podemos olvidar las berenjenas fritas a la miel, las croquetas, así como pescados rebozados y fritos en abundante aceite de oliva, por supuesto.


El rabo de toro en salsa es otro de los platos cordobeses más apreciados, sin olvidar el cordero a la miel que en su receta funde el aroma de tomillo y romero, los callos en salsa con un ligero toque de canela o la ternera en salsa de almendras.


Dentro del abanico gastronómico cordobés especial atención a los embutidos entre los que destacan sus famosos jamones ibéricos de la sierra norte de la provincia con la denominación de origen Valle de los Pedroches. Apuesta segura también para los paladares más exquisitos los quesos elaborados con leche de cabra y diferentes curaciones de la Sierra Subbética al sur de la provincia.


Para beber no hay mejor opción que acompañar los platos con vinos de la tierra. La denominación Montilla-Moriles ofrece una carta de vinos jóvenes, olorosos, tintos y dulces para todos los gustos. Y hablando de dulces, uno de los postres típicos es el pastelón cordobés, una especie de empanada de hojaldre crujiente relleno de cabello de ángel que se cubre con azúcar y canela. Si ya lo acompañas con una copa de vino dulce Pedro Ximénez, se para el mundo. Las propuestas son muy variadas, por cierto, si vas a Villanueva de Córdoba tienes que probar sus famosos cagajones.


Pudimos degustar muchos de estos platos en el #FamBlogPress que realizamos hace una semana. Aquí te dejamos los restaurantes donde estuvimos y algunas fotografías a golpe de clic con el móvil salvo las del hotel que son de su página web.


Taberna Restaurante La Zapatería del grupo La Carbonería. Situado en la Calleja de la Luna abrió sus puertas el pasado 4 de octubre. En plena judería de la capital cordobesa es un establecimiento donde poder disfrutar de una buena parte de la gastronomía local en los tres espacios que dispone. Sus arroces son la apuesta para convertirse en referencia.


Restaurante Asador la Muralla. Establecimiento situado en la preciosa localidad de Priego de Córdoba. Cuenta con una amplia carta de carnes a la brasa, pescados y platos cocinados al horno de leña. Indispensable comenzar con un buen plato de jamón ibérico o unas setas a la brasa sin que pueda faltar tampoco la ensalada que lleva el nombre de la casa.


Restaurante La Ermita de la Candelaria. Fue una antigua ermita y después vivienda familiar antes de ser en la actualidad el nuevo establecimiento de Javier Campos que cuenta con parte del equipo de su anterior andadura en Bodegas Campos. La base de la carta es la cocina tradicional cordobesa como por ejemplo: gazpachuelo de perdiz del valle de los Pedroches, pescadilla rebozada al limón, bacalao al pil-pil, cordero lechal lacado con miel, tocino de cielo o melocotón al fino de Montilla. Recomendable cien por cien, un sitio fantástico en plena judería de Córdoba que acaba de abrir sus puertas.


Restaurante La Puerta Falsa. Situado en el centro de Villanueva de Córdoba e instalado en una casa señorial del siglo XVIII con mucho encanto. La carta con sabor andaluz da protagonismo al jamón ibérico y lomo de bellota, el cochifrito es para enamorarse junto con el salmorejo jarote. Si vas una vez, repites.



Durante los días que pasamos en Córdoba estuvimos alojados en el Hotel Córdoba Palace situado en el casco histórico y a poco pasos de la Puerta de Almodóvar, Sinagoga de Córdoba, el Museo Taurino y el Alcázar de los Reyes Cristianos. Sus cinco estrellas avalan que la instancia sea toda una experiencia formidable. Mientras desayunas estarás escuchando flamenco en directo al compás de la guitarra, así apetece levantarse todos los días ¿Verdad?


© EntreArtes Comunicación

Juan Pedro Cano


Tags: